Opinión

Retos a futuro

Por: Juan Carlos Polanco Tavera

ibague limpia
ibague limpia

La política es una actividad que debe ser desarrollada con compromiso y ética, pero en algunos lugares del mundo, este ejercicio se ve amenazado por grupos delictivos que controlan temas sensibles y que, al ser abordados, pueden generar represalias contra quienes los exponen. Un claro ejemplo de ello es lo que ocurre en Ibagué, donde el consumo de sustancias psicoactivas y el microtráfico se han convertido en una problemática que afecta la seguridad de la ciudad y el futuro de los jóvenes.

Es preocupante que los líderes políticos no puedan abordar estos temas de manera abierta y directa, debido a las amenazas y peligros que implican hablar de estos problemas. La corrupción y la violencia han sido históricamente la causa de muchos de los males que aquejan a nuestras sociedades, y en Ibagué, la realidad no es diferente. Sin embargo, el silencio no puede ser la respuesta a este problema, y los ciudadanos debemos alzar nuestras voces y manifestar nuestro descontento.

La ciudad de Ibagué es conocida como la ciudad musical, una ciudad con un gran patrimonio cultural y artístico, pero también es una ciudad que se encuentra en peligro. El consumo de drogas y el microtráfico son un flagelo que destruye la vida de nuestros jóvenes y afecta negativamente la seguridad ciudadana. Es por eso que debemos seguir luchando por una ciudad libre de violencia y delincuencia, donde la cultura y la educación sean los principales motores de desarrollo.

Es importante que los líderes políticos no se dejen intimidar y continúen trabajando por el bienestar de la ciudadanía. Debemos tener convicciones fuertes y demostrar que los buenos somos más, que estamos cansados de este problema y que estamos dispuestos a trabajar juntos para erradicarlo. Los ciudadanos debemos ser los primeros en denunciar cualquier acto delictivo y trabajar en conjunto con las autoridades para combatir este flagelo.

En conclusión, la política debe ser una actividad que se ejerza con responsabilidad y compromiso, sin dejarse intimidar por aquellos que buscan controlar y manipular los temas que surgen a la sociedad. Es hora de alzar nuestras voces y trabajar juntos para construir una ciudad más segura y próspera, donde la cultura y la educación sean la base del desarrollo. Juntos podemos lograrlo, demostrando que los buenos somos más.

Deja tu comentario

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba